lunes, 3 de septiembre de 2007

¡Nueva debacle azul!: Deportivo Pasto goleó 0-3 a Millonarios este sábado en El Campín

La crisis no para. El equipo bogotano fue muy pobre y recibió insultos de sus propios aficionados todo el partido. El rival llegó tres veces e hizo tres goles...
El ambiente de anoche en el estadio El Campín fue terrible. A la decepción que tenían los hinchas por el contundente 6-1 que le propinó el Quindío, el domingo pasado se sumó el resultado ante el Pasto.

El técnico Martín Lasarte y los jugadores de Millonarios acabaron de caldear los ánimos. Fue otro desastre de Millos en Bogotá. Pero lo peor de todo fue que el equipo no tuvo fútbol para mostrar, carisma para pelear ni alma para reaccionar.
La pelota les rebotaba en los pies, los cambios de Lasarte fueron terribles y los hinchas del Pasto cantaron el ole al mismo ritmo que los seguidores locales antes de que fueran sacados por la Policía.

Si se pregunta sobre el fútbol de anoche, no hay mucho de qué hablar. Pasto aplicó la táctica del boxeo de aguantar, tirar un ataque y volver a ponerse en guardia. A los 41 minutos, un error en un rebote le dio al Pasto el primer gol. Jorge Vidal recibió la pelota sin marca, la tiró a la derecha, donde Harry Castillo también recibió sin que nadie le hiciera sombra y tiró el centro. El argentino Horacio Chiorazzo, en el corazón del área, la metió de cabeza.
En el segundo tiempo, Lasarte sacó al único que podía darle fútbol, Jhonatan Estrada, dejó en el campo a Marcelo Tejera, un ex jugador, y Pasto se acabó de montar en el partido. A los 12 del segundo tiempo, Vidal pateó un tiro libre, Cuadrado la soltó y Castillo hizo el segundo. A los 34, Carlos Hidalgo metió un remate de 30 metros y marcó el tercero. Y si no fueron más, fue porque el equipo de Miguel Prince tuvo compasión.

Pancartas llenas de inconformismo

Si la protesta contra Millonarios el sábado, antes de comenzar el partido frente al Pasto, no fue más grande, fue porque una gran cantidad de hinchas decidió desertar y no asistir al estadio El Campín. Apenas unos 4.000 espectadores desafiaron al frío.

Cerca de diez pancartas protestaban contra los directivos y el ex técnico y ahora accionista del club, Luis Augusto García. "Gracias Chiqui por lo que nos diste, pero hoy eres un perjuicio para nuestra institución", decía una, con el mismo tipo de letra que las citadas anteriormente. Otra, de las más humildes y hecha con aerosol, decía "Millos es grande, no Chiqui-to".

No hay comentarios: